Los cereales son el alimento de continuación para los bebés después de la leche materna, esto hace que sean imprescindibles durante su crecimiento. Son alimentos donde encontramos todos los nutrientes esenciales: hidratos de carbono, lípidos, proteínas, vitaminas, minerales, fibra, almidón y antioxidantes.